El hecho le sucedió a Gustavo Yelsma, en Mitre al 3100 el domingo a la madrugada.

“Llamé a la policía y nunca fueron, me acerqué a la comisaría en la mañana siguiente para hacer la denuncia y no me la quisieron tomar”

“Me mandaron a Bromatología y de ahí al primer piso del correo y todavía me tienen en vueltas”

“Quiero tomar medidas con esos perros y quiero que me pague lo que valen los lechones que son alrededor de $100.000”

Aseguró que no es la primera vez que le sucede una situación similar a esta.